Български Čeština‎ Dansk Deutsch English Español Ελληνικά Français Hrvatski Italiano Magyar Maltese Nederlands Norsk bokmål Polski Português Русский Română Slovenščina Svenska

“Es difícil hacer predicciones, especialmente sobre el futuro”. Aún así, en este breve artículo, lo intentaremos.

Con un par de años en el futuro, podemos ver cómo se ve el futuro para la agricultura: el sector deberá ser capaz de adaptarse a muchos cambios, especialmente en términos de desarrollo tecnológico en torno a la robotización y la IA, todo lo cual alterará radicalmente el forma en que producimos alimentos.

La tecnología será un gran impulsor de este cambio, con robots y drones ganando cada vez más protagonismo a medida que el sector agrícola reduce los pesticidas. En lugar de tractores, arados y cosechadoras combinadas, es probable que veamos más y más máquinas autopropulsadas en los campos que pueden rastrillar, sembrar y tal vez incluso cosechar diferentes cultivos.

En los invernaderos, se utilizarán soluciones tecnológicas para garantizar que los esquejes se realicen con tamaños precisos y precisos, que las plantas obtengan el agua que necesitan, ni más ni menos, y que los productos se empaquetan automáticamente para satisfacer los deseos del cliente.

Esto también significa que el jardinero tradicional debe ser capaz de controlar estas instalaciones tecnológicas, por lo que los trabajadores de invernaderos deben poseer en el futuro habilidades tecnológicas superiores.

Con respecto a la producción de la planta, lo más probable es que veamos la adopción de la tecnología emergente. Crujiente - una forma más rápida de fitomejoramiento basada en la modificación del ADN de las plantas para producir variantes con propiedades especiales que pueden, por ejemplo, reducir el riesgo de enfermedades graves. Sin embargo, debe garantizarse que Crujiente El método es seguro y no existe riesgo de polinización cruzada o contaminación de naturaleza 'real' en el exterior.

Asimismo, la producción de carne cambiará notablemente, entre otras cosas, reemplazando cada vez más productos cárnicos por alternativas a base de plantas, así como la producción cada vez más generalizada de carne artificial cultivada a partir de pequeñas muestras de ADN de ganado.

Lo que vemos, por lo tanto, es la evolución del agricultor y jardinero tradicional que pensamos hoy en día en un papel más centrado en la tecnología y orientado. Será crucial a medida que avancemos para garantizar que los trabajadores del sector agrícola estén suficientemente preparados para estos desarrollos y que cuenten con las herramientas y habilidades necesarias para tener éxito en el futuro.

%d bloggers como esta: