Български Čeština‎ Dansk Deutsch English Español Ελληνικά Français Hrvatski Italiano Magyar Maltese Nederlands Norsk bokmål Polski Português Русский Română Slovenščina Svenska

Creada en 2016 por la Comisión Europea, la Semana Europea de las Habilidades Profesionales se ha convertido a lo largo de los años en una plataforma para que las partes interesadas de la EFP de toda Europa intercambien ideas y buenas prácticas.

La EFP no solo es una parte importante del aprendizaje permanente, sino que es fundamental para ayudar a los jóvenes a adquirir conocimientos, habilidades y competencias al ingresar al mercado laboral y brindarles todas las herramientas disponibles para aprovechar todas las oportunidades de empleo, especialmente en tiempos de globalización y La digitalización reforma constantemente la naturaleza y el concepto de trabajo.

La pandemia de coronavirus ha interrumpido gravemente todas las formas de educación y formación, pero resultó ser una oportunidad real para adoptar un nuevo enfoque de la EFP, haciéndola más moderna, atractiva, flexible y apta para la era digital y la transición verde. En este sentido, la Comisión ha propuesto una agenda ambiciosa para recuperarse de las consecuencias de la pandemia en el ámbito del empleo y la política social, incluida la educación y formación profesional y las competencias.

En su Agenda europea de competencias para la competitividad sostenible, la equidad social y la resiliencia, se proponen 12 acciones de la UE para apoyar las asociaciones para las competencias, la mejora y la renovación de competencias y el empoderamiento del aprendizaje permanente. Es esencial que VET equipa a la fuerza laboral con las habilidades para apoyar la recuperación de COVID-19, así como las transiciones verde y digital, de una manera socialmente equitativa.

Conscientes del cambio constante del mundo del trabajo y de los desafíos que enfrentan los trabajadores de nuestros sectores, especialmente en tiempos de la pandemia COVID-19, es de suma importancia para EFFAT seguir impulsando la importancia de la educación y formación profesional, re capacitación y aprendizaje permanente mediante más inversiones y una mayor implicación y participación de los trabajadores.

En este sentido, EFFAT propone acciones de recuperación en el ámbito de la cualificación y la formación:

  • La capacitación y calificación de los trabajadores deben ser elementos clave de todos los planes de recuperación, para garantizar que haya personal calificado disponible cuando las empresas vuelvan a abrir y en el futuro.
  • Los interlocutores sociales (empresarios y sindicatos) deben participar en todas las iniciativas de formación, cualificación, mejora y reciclaje, ya que conocen la realidad de los sectores. En muchos Estados miembros de la UE, los interlocutores sociales han estado cooperando en la educación y formación profesionales (EFP) durante décadas, por ejemplo, en el desarrollo de perfiles laborales y planes de estudio, participando en comités de examen / graduación, gestionando conjuntamente fondos de formación, etc.
  • Mejorar las habilidades digitales y de sostenibilidad, en estrecha cooperación entre gobiernos, establecimientos educativos, empresas / empleadores, sindicatos e interlocutores sociales.
  • Se debe promover el aprendizaje entre los jóvenes para permitir una entrada sin problemas en el mercado laboral. Los Estados miembros deben dar apoyo a los programas de aprendizaje, para evitar que se termine la formación profesional y los jóvenes abandonen la escuela. Los Estados miembros deben garantizar que los aprendizajes cumplan plenamente con la “Recomendación del Consejo sobre un marco europeo para los aprendizajes de calidad y eficaces”.
  • Los empleadores deberían utilizar los períodos con menos actividades para volver a capacitar sustancialmente a su fuerza laboral.
  • Los trabajadores en formas de empleo atípicas deben tener acceso a calificaciones y formación; a los trabajadores se les podría garantizar, por ejemplo, una proporción semanal mínima de sus horas pagadas contratadas para fines de formación y perfeccionamiento.
  • Las iniciativas de cualificación y formación a nivel de empresa deberían planificarse, implementarse y evaluarse en estrecha colaboración entre la dirección, los representantes de los trabajadores y los sindicatos, y debería garantizarse que las cualificaciones y habilidades adquiridas sean transferibles a otras empresas.
  • Todas las habilidades y calificaciones recién adquiridas deben ser reconocidas y premiadas, y deben conducir a la seguridad laboral.
  • Cualquier curso o módulo de formación más breve y más específico que proporcione habilidades específicas y conduzca a microcréditos sin duda aporta un valor añadido, debe considerarse como complemento de las cualificaciones VET, pero no como sustituto.
%d bloggers como esta: